El Plan Comercial y por qué no vendo

En mis años de experiencia he visto de todo. Muchas cosas que parecen obvias y que cuando las solicitas, simplemente no existen. Puede parecer mentira, pero en la mayoría de las pymes no existe un plan anual de marketing, ni un plan de ventas, y si además lo pides por escrito, mucho menos.

El Plan Comercial y por qué no vendo - Digital Coach - el blog de Jordi Torregrosa

En una mayoría amplia, las Empresas dicen estar planificadas, pero no por escrito. En realidad no se tiene. Sólo son ideas en la mente de Dirección, y como referente, el año anterior y su resultado. Hacemos una regla de tres y ya tenemos Plan. Un error demasiado frecuente.

Es evidente que existen buenos profesionales. Y que tienen una gran experiencia. Esto nos tranquiliza, pero ¿por qué no se escriben esas ideas? Si no se escriben, nunca se podrán convertir en una estrategia o planificación. Así nunca tendremos nuestro Plan para convertirlo en acciones;

  • Si no se marcan los objetivos, ¿que estrategia pondremos en marcha?.
  • Si no tenemos estrategia, ¿Cómo planificamos nuestro camino?
  • Si no tenemos nada estampado en un Plan ¿Qué acciones tomaremos?
  • Si no tenemos acciones ¿Cómo venderemos nuestra idea o producto?

 

Puede comprobarse que todo está interrelacionado. Y sin el uno, no existe el otro. Aunque tiene un ventaja, una gran ventaja, no competitiva por supuesto, sino de escape;

  • Si no existe, ¿que es lo que había que cumplir?

 

Ello nos lleva a un estado de nerviosismo empresarial y de sensación de descontrol entre directivos y empleados;

  • Si no se lo que tengo que hacer ¿lo hago a mi manera?

 

No siempre, ni todos, los sistemas de planificación son validos. Métodos que incluyen a la gestión, y a la mejora de la ejecución, deben ser tomados en consideración. Con las expectativas de lograr los objetivos no es suficiente. Es lógico tener un número de acciones –pensadas y de calidad- a emprender en consonancia con el objetivo marcado. Además de un seguimiento continuo que nos asegure el control y las posibles rectificaciones para la consecución final de los objetivos.

  • Si no obtenemos los objetivos marcados es porque algo ha fallado, volvamos al primer punto.